Let it be...

jueves, 30 de junio de 2011

A day in the life.

Leí hoy las noticias,
Oh chico
sobre un afortunado 
que alcanzó su meta,
y aunque la noticia 
era bastante triste,
bueno, yo me tuve que reír,
vi la fotografía.

Se voló los sesos 
en un automóvil,
no se dio cuenta que 
el semáforo 
había cambiado,
una multitud se quedó allí mirando,
habían visto su cara antes.
Nadie estaba realmente seguro si el era
del “House of Lords”.

Vi una película hoy, oh chico,
el ejército inglés 
acababa de ganar la guerra.
Una multitud volvió la cara,
pero yo tuve que mirar
Habiendo leido el libro 

Me encantaría entusiasmarte...

Me desperté, me caí de la cama,
arrastré el peine por mi cabeza,
encontré el camino para bajar las escaleras 
y me bebí una taza,
y mirando hacia arriba 
me di cuenta que estaba atrasado.

Encontré el abrigo y cogí el sombrero,
llegué al autobús en pocos segundos,
encontré el camino de subida por las escaleras
y me fumé uno,
y alguien habló y entré en un sueño.

Escuché hoy las noticias, oh chico,
cuatro mil agujeros en Blackburn Lancanshire,
y aunque los agujeros eran bastante pequeños,
tuvieron que contarlos todos,
ahora saben cuantos agujeros
son necesarios para llenar el Albert Hall.
Me encantaría entusiasmarte.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario